Ya está el Barça en la final eight de Lisboa después de apear al Nápoles, aunque se presente en Portugal sin el cartel de favorito. De hecho, las casas de apuestas sitúan por este orden de probabilidad a los candidatos: City, Bayern, PSG y Barça. Un escenario nuevo para un equipo acostumbrado a ser favorito en cada partido.

La irregular temporada de los azulgranas no le coloca a la misma altura que sus rivales más potentes, partiendo de la base de que además City y Bayern están en su lado del cuadro. Las dudas permanecen porque el Barça sigue sin mostrarse a un nivel top, pero las condiciones de la competición, la Champions más abierta de la historia, sin ida y vuelta en cuartos y semis y en campo neutral, son factores que pueden favorecer a este disminuido Barcelona. que también tiene motivos para soñar en su decimotercer temporada consecutiva en cuartos.

Un poco de Messi es mucho, y un mucho de Messi puede valer una Champions. Apareció media hora contra el Nápoles para decidir la eliminatoria y ya se sabe el poder hipnotizador del argentino en las noches europeas. Contra el Bayern se han visto dos versiones extremas de Leo, la imparable en 2009 y 2015, la lesionada, en 2013, con aquellas semis dolorosísimas (7-0). Messi estará sin problemas ante los alemanes tras el susto con Koulibaly. Tener a Messi en tu equipo es el mejor argumento para ir a Lisboa con esperanzas

A pesar de lo corta de su plantilla, Setiénrecupera para los cuartos a Busquets y Arturo Vidal, que llegarán descansados al cumplir sanción frente al Nápoles (y pasan todos limpios). Más opciones y más jugadores de refresco, porque se entiende que ambos serán titulares, por lo que desplazarán a dos compañeros al banquillo, un centrocampista y un delantero (Griezmann) o dos centrocampistas (Sergi Roberto y Rakitic). En cualquier caso, Setién suma efectivos para el asalto a la sexta orejona, con la duda todavía de si Dembélépodrá reaparecer. Muchos meses de ausencia y partidos de altísima exigencia no son el mejor escenario, pero un chispazo del Mosquito puede valer oro.

Contra el Nápoles se vio a un De Jong nivel top. La estadística recogió un 93% de efectividad de pases en campo contrario (40 de 43), dio aire al equipo, con balón y sin él, batió líneas, hiló ataques y siempre estuvo para echar una mano en las coberturas. Echó mucho de menos el Barça a Frenkie en la pelea por LaLiga, más si cabe tras la dimisión de Arthur. El mejor centrocampista de la pasada Champions está de vuelta y viste de azulgrana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí