Casi 2,000 procesados por delitos relacionados con pandemia

China prohíbe desde la medianoche de este viernes la entrada de extranjeros al país aunque tengan visados y permisos de residencia en regla, una controvertida medida que refuerza el blindaje del país para evitar una segunda oleada de COVID-19 ante el continuo goteo de casos “importados”.

En lo que va de semana, estos casos han pasado de los 39 anunciados el lunes, a los 74 del martes, los 47 del miércoles, los 67 del jueves y los 54 de hoy. Alcanzan casi 600 en total.

A este anuncio se suman nuevos límites a los vuelos que los ciudadanos chinos podrán tomar para regresar a su país: las aerolíneas locales sólo podrán operar un único vuelo al extranjero a cada país por semana, mientras que las extranjeras solo podrán mantener una ruta aérea a China con un vuelo por semana, decretó anoche la Administración de Aviación Civil de China (CAAC).

La CAAC también pide a las aerolíneas que presenten solicitudes con anticipación para establecer sus rutas, y prevé “medidas más estrictas” en los vuelos entrantes y salientes del país.

El país ha vuelto a echar mano de una medida drástica para evitar el rebote, lo cual no deja de ser controvertido: el pasado 4 de febrero, cuando el coronavirus prácticamente sólo azotaba a China, la cartera de Asuntos Exteriores insistía en que el país podía controlar el brote y que no eran necesarias prohibiciones de entrada a otros países de ciudadanos chinos.

“La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dejado claro que no recomienda e incluso se opone a restricciones de viajes contra China”, dijo entonces la portavoz de Exteriores Hua Chuying.

Esta cartera aseguró anoche que China se ha visto “obligada” a tomar este nuevo veto “a tenor de la situación del brote y las prácticas de otros países”, aunque todo “se calibrará” en función de la situación.

Casi 2,000 procesados por delitos relacionados con pandemia

Queda por ver la efectividad de esta nueva prohibición a los extranjeros teniendo en cuenta que el 90 % de los casos importados registrados corresponde a titulares de pasaportes chinos, confirmó el jueves el viceministro de Exteriores, Luo Zhaohui.

Anteriormente, Pekín había anunciado el desvío de sus vuelos internacionales con destino a la capital para asegurar que estos casos no siguieran aumentando en la ciudad.

Además, la capital obliga a todos los llegados del exterior a un confinamiento de 14 días en hoteles, medida que también aplica Shanghái.

Por otra parte, la Fiscalía Suprema del país informó hoy de que ha procesado hasta la fecha a 1.919 personas por delitos relacionados con la pandemia, entre los cuales destacan personas acusadas de perjudicar la prevención de enfermedades infecciosas o por fabricar o vender productos falsos o defectuosos.

Entre ellos, medicamentos o equipos médicos de baja calidad.

También se ha detenido a 265 personas por dañar los recursos de la vida silvestre y por participar en actividades de caza ilegal o por matar o vender animales salvajes en peligro de extinción.

Xi y Trump liman diferencias por teléfono

Entretanto, el presidente de China, Xi Jinping, pidió hoy durante una conversación telefónica con su homólogo estadounidense, Donald Trump, “una respuesta colectiva de la comunidad internacional” para plantar cara a la crisis.

“Sólo una respuesta colectiva de la comunidad internacional puede ganar esta batalla”, aseguró Xi, citado por la agencia estatal de noticias Xinhua.

El líder chino definió su gestión de la epidemia como “transparente y responsable”, y añadió que China “no perdió el tiempo” y “compartió inmediatamente la secuencia genética del virus con Estados Unidos y la Organización Mundial de la Salud (OMS)”.

Gracias a: CDN